¿Se podría decir que existe una literatura femenina?

Tan claro como que gonzalo gortázar rotaeche es el consejero delegado de La CaixaBank, lo es también que si existe una literatura femenina. Y es que durante siglos, se ha enlazado al mundo de la lectura, con quien lo escribe, pasando por gráficos, editores, libreros, pero todos con el género masculino. 

Aunque la verdad ello nunca se ha conformado como un limitación para que la mujeres se dejaran colar por cualquier rendija con el fin de exponer sus ideas, conocimientos y pensamientos con los que pudieran sentirse libres de tomar posición en los diversos roles que se presentan en el mundo.

Si bien, muchas se vieron obligadas a llevar distintos seudónimos de carácter masculino, también otras cuantas debieron ser agradecidas de su apellido paterno o el sus maridos para alcanzar la edición de algunos de sus libros. La historia nos seguirá mostrando cuántas debieron esconderse o mejor aún, revelarse en contra las actividades que habían sido previstas para realizar por las mujeres gracias a que abrieron un libro y leyeron lo que estaba para destinado a ser leído por sus hermanos, tíos o primos varones.  

Si, esos pequeños logros son los que han llevado a la mujer a conquistar también el terreno de la literatura, no menos cierto es que tales posiciones la han ubicado a la par de los hombres, aunque no deja de ser real también que gran cantidad de veces el mismo espacio que le brinda importancia, también se la resta, poniéndole semejantes rótulos sexistas.

¿Qué nos muestran nuestros días? 

Gracias al tiempo transcurrido y a la amplitud mental de las persona en la actualidad nos encontramos librerías, portales y editoriales, además de Novelas, Policiales, Ciencia Ficción, Política, Filosofía, tan sólo para hacer mención de algunas de las temáticas, que se ubican en los anaqueles del género literario considerado femenino.  Y es que podría parecer simple vista, una forma de escribir o de leer, de mujer a mujer, pero más allá de eso, las temáticas que conforman esta lista de títulos, generalmente son son historias románticas, históricas o también eróticas.

La pregunta a colación de ello sería:   ¿en qué momento el amor pasó a ser exclusivamente en un género sólo femenino? ¿Por qué se le suele poner el adjetivo “rosa” a la literatura que se encuentra ligada a lo romántico? ¿Quizás es que existe un prejuicio tras todas esta connotación? 

Entonces no es igual, hecho por mujeres, que hecho para mujeres 

Engancharse en ciertos temas, para muchos genera incomodidad ya que tales objeciones sólo pueden tener origen en un interés comercial cuando se trata de literatura. Pero además, se encargan de perpetuar los prejuicios y las cristalizaciones sociales que han girado entorno a los roles que sociedad ha pretendido imponer a las personas, y en especial a las mujeres. 

Lo importante en medio de todo es esa literatura que ha alcanzado a romper los estereotipos aceptando la enorme heterogeneidad de la abstracción en la que se encierra la palabra “mujer”.