Libros para leer en cuarentena

Con nuestras vidas corriendo rápido, no necesariamente nos tomamos el tiempo para sentarnos, recoger los libros y sumergirnos en ellos solo para salir unas horas más tarde. Pero en este hermoso período de cuarentena, tenemos todo el tiempo que necesitamos para ponernos manos a la obra y descubrir algunas pepitas literarias reales.

La princesa de hielo (y todas las demás de la serie Erika Falck y Patrik Hedström) – Camila Läckberg

El discurso: “Erica Falck, de treinta y cinco años, autora de biografías que vive en un pequeño y tranquilo pueblo de la costa oeste sueca, descubre el cadáver con las muñecas cortadas de una amiga de la infancia, Alexandra Wijkner, desnuda en una bañera de agua congelada. Involucrada de mala gana en la investigación (a menos que haya una tendencia natural a buscar la vida de otras personas aquí en el trabajo), Erica se convence rápidamente de que esto no es un suicidio. En este punto, y en muchos otros, el inspector Patrik Hedström se une a ella. Una historia que te mantendrá al borde de la ansiedad.

El secreto del marido – Liane Moriarty

Moriarty ha logrado tejer de manera excepcional retratos de mujeres entrañables, luchadoras y profundamente humanas. Siempre queriendo aprender más sobre las vidas llenas de secretos de estas mujeres y sus familias, realmente no podía dejar de lado esta novela de una sola vez.

El discurso: Cecilia nunca debería haber leído esa carta que se encontró en el ático. En el sobre amarillo, unas palabras de la mano de su marido: «Para abrir sólo después de mi muerte». La curiosidad es demasiado fuerte, la abre y el tiempo se detiene … Enloquecida de rabia y desolada por lo que acaba de enterarse, Cecilia no sabe qué hacer: si calla, la verdad le llegará a roer, si habla, los que ama sufrirán.

Detrás del odio – Barbara Abel

Abel siempre consigue, y esto en todos sus libros, en instalar un ambiente poco saludable que incomoda francamente al lector y es este talento el que más me gusta de este autor.

El terreno de juego: “Por un lado están Tiphaine y Sylvain, por el otro están Laetitia y David.
Dos parejas, vecinos y amigos, fusionados y solidarios, cada uno compartiendo la felicidad de tener un niño de la misma edad. Maxime y Milo crecen juntos, como gemelos. El drama, ahora, solo una línea separa la culpa de la venganza, la paranoia del odio.

Kathryn Hughues – Érase una carta

Aunque la historia es un poco cornuda, es fascinante como este libro mezcla la historia de dos mujeres diferentes con el corazón roto que viven en diferentes épocas. Rápidamente te vas a encariñar con el personaje principal e incluso llorar un par de veces. En resumen, si te gustan las historias de agua de rosas (pero bien juntas), ¡te recomiendo esta novela!

El argumento: «Tina no está contenta con un marido que está demasiado borracho y, a menudo, violento. Los fines de semana, para no estar a su lado, se refugia en una tienda benéfica donde es vendedora voluntaria. Fue entonces cuando su vida dio un vuelco cuando descubrió una carta en el bolsillo de un traje viejo. Esta carta nunca ha sido abierta, está sellada y data de septiembre de 1939: es una propuesta de matrimonio”.