Lectura de Cómo limpiar tu parrilla para hacer barbacoas perfectas

Prepárate para el éxito de la barbacoa en el patio trasero! Este paso simple, puede salvarte de una experiencia vergonzosa al momento de usar de nuevo la  parrilla. No importa si tiene una parrilla a gas o una eléctrica. Hay una cosa realmente importante que debes hacer antes de hacer tu próxima barbacoa en el patio: y eso es limpiar tu parrilla. Confía en nosotros, ya que no hay nada peor que una acumulación crujiente de residuos en tus parrillas. Si bien esas rejillas pegadas a la llama no están formando capas de bacterias exactamente, las rejillas sucias no permiten que se ase la comida a la parrilla al máximo. El exceso de grasa puede causar brotes, la suciedad acumulada creará sabores desagradables y (esto es lo peor) su comida se pegará a la parrilla.

Si no sabes cómo limpiar tu parrilla, no te preocupes pues estamos aquí para ayudar. Con estos sencillos consejos y trucos te pueden facilitar el proceso de una rutina de limpieza de parrillas. ¡Así que, toma tu cepillo favorito y comencemos!

Una nota rápida sobre sus parrillas

Antes de limpiar, es importante saber si tiene rejillas de porcelana, hierro fundido o acero inoxidable.

Rejillas de porcelana

Las rejillas de porcelana son resistentes a la oxidación siempre que no raspes el acabado. Tienes que evitar los arañazos. Siempre usa un cepillo de cerdas suaves o de nylon en lugar de cepillos metálicos o de alambre.

Rejillas de hierro fundido

Por otro lado, las rejillas de hierro fundido son más resistentes para manejar la acción de los cepillos de alambre rígidos. Desafortunadamente, se oxidan fácilmente, así que querrás frotar las rejillas con aceite vegetal o de canola después de limpiar.

Rejillas de acero inoxidable

Finalmente, las rejillas de acero inoxidable son bastante duraderas y no requieren mucho cuidado especial. Solo debes asegurarte de secarlas completamente luego de usarlas para evitar la oxidación.

Limpieza a través de Burnoff

Esta es la forma más fácil de mantener limpias las rejillas de la parrilla, por lo que debe quemarse después de cada uso. Una vez que haya terminado de cocinar tu comida, gira los quemadores a fuego alto (o distribuye las brasas en una parrilla de carbón para que estén debajo de toda la parrilla). Mantén la tapa cerrada para permitir que los residuos de grasa se quemen. Las rejillas se pondrán calientes, aflojando cualquier partícula de comida rebelde. Después de unos 15 minutos, apaga la parrilla y cepilla las rejillas con tu cepillo.

Remojar las rejillas de la parrilla en agua caliente y jabonosa

Para una limpieza más profunda: el agua caliente y jabonosa es la mejor manera de aflojar la suciedad acumulada. No tienes que hacer esto después de cada uso, pero este método es muy recomendable al menos una vez al mes. Frota suavemente las rejillas de la parrilla para eliminar cualquier resto suelto y remojalos en agua tibia y jabonosa durante aproximadamente una hora. Si no quieres ensuciar el fregadero, puedes usar una cubeta grande de 5 galones. Mientras las rejillas de la parrilla están empapadas, puede cepillar el interior de la parrilla y la tapa.

Después de aproximadamente una hora, enjuaga la espuma con agua limpia y devuelve las rejillas a la parrilla. Enciende la parrilla y cierra la tapa para que todo esté bien y caliente. Ahora, cuando cepillas las rejillas con el cepillo de la parrilla, todo lo que se haya aflojado se caerá. Terminarás con las rejillas limpias que también están desinfectadas por el calor.

Deja un comentario