La sordera no es una limitación al momento de que un niño aprenda a leer

A través de innumerables investigaciones hemos tenido la posibilidad de conocer la manera más adecuada de desarrollar la lectura en niños que presentan problemas auditivos, debido a que este se trata de un elemento que resulta esencial para la adquisición de la educación del niño sordo, pues es de suma importancia para el desarrollo de su lenguaje.

Al momento en que una persona aprende a leer, lo hace desde una lengua oral que con anterioridad ha ido adquiriendo de forma auditiva. En tal sentido, es capaz de asociar las formas impresas que se encuentran en las páginas, con las palabras, los sonidos y las representaciones mentales que ya ha incluido en su repertorio, de manera que ya tiene conocimiento de cómo suena la palabra que está leyendo y lo que esta significa.

En el caso de las personas sordas, estas no cuentan con dicha base, lo que podría ocasionar problemas en su aprendizaje lector. Para las personas que trabajan con niños sordos, estos deben aprender a manera de leerles, pero además, los conceptos básicos que se relacionan con la manera en la que funciona la lengua de señas y la lengua escrita.

Los libros sugeridos

  • Inicialmente se recomienda tener conocimiento del contenido del cuento.
  • Seguidamente, debe narrarse en la lengua de señas
  • Finalmente deben mostrarse las imágenes y el texto escrito con la finalidad de que los niños puedan entender que texto es igual al significado, y que la letra conlleva un significado.

Cuando no se hace uso de este tipo de actividad antes de su ingreso al colegio, conlleva a que, cuando se les presente un libro por primera vez, esto será similar a que si se les mostraran un texto en chino a un niño que es oyente español. Para un niño que presenta discapacidades auditivas, la manera de aprender la lengua de la sociedad en la que habita es a través de un texto, ya que el mismo puede comunicar algo, pero además el mediador debe mostrarle qué es lo que este comunica.

Algunos consejos para iniciar la lectura con un niño que tiene sordera

Inicialmente, es de suma importancia que el niño sordo pueda acceder a la lengua escrita a fin de poder desarrollar una relación palabra-significado, lo que se traduce como un input lingüístico para su segunda lengua, cosa que se alcanza por medio de la escritura, ya que la lengua hablada por ser una lengua auditiva, realmente no es significativa para ellos. Antes de poder ingresar al mundo de la lectoescritura, el niño suele adivinar lo que hay en la lengua escrita, es decir que “lee las imágenes”.

Al momento de comenzar a leer un texto, este debe ser imperativamente acompañado de un mediador (profesor u otro) que pueda traducir a la lengua de señas, de este modo se le permitirá al niño al llevar el mismo texto a casa y podrá intentar leerlo y con ello descubrir lo qué dice, de modo que cuando vuelva con el mediador, cada uno de ellos ha encontrado diversas cosas.