El método Braille y la mejor manera de que los niños con discapacidad visual aprendan a leer

Entre los diversos obstáculos con los que se puede enfrentar el ser humano, se encuentra la discapacidad visual, esta podría convertirse en un limitante importante al momento de obtener las enseñanzas básicas: leer y escribir, dificultando en gran manera el acceso a las áreas del conocimiento a un niño total o parcialmente ciego. Pero afortunadamente, este se trata de un problema que ha sido superado debido al sistema de lectoescritura Braille, el mismo adquiere el nombre de su inventor Luis Braille. Gracias a este método ha sido posible en gran medida satisfacer las necesidades educativas de las personas que presentan estos problemas.

El Método Braille y los niños invidentes

Braille se encargó de desarrollar un código táctil con el que se le permitió a las personas sin capacidad visual, poder aprender a leer y escribir de una manera más rápida y eficiente. En su mayoría, los niños ciegos han logrado desde entonces beneficiarse de dicho método, al aprender a leer y escribir, permitiéndole adquirir una excelente base con la que pueden desarrollar y además potenciar sus capacidades de aprendizaje.

El método Braille se trata de un sistema de lectoescritura táctil que es empleado con las personas que cuentan con discapacidad visual, y se encuentra basado en 63 caracteres que están constituidos dentro de un rectángulo de seis puntos que se combinan para formar determinadas figuras que se corresponden con distintos caracteres. Al momento de leer en Braille, se deben pasar las yemas de los dedos sobre el grupo de puntos en relieve, estos representan las letras del abecedario, que a su vez combinadas forman palabras. De esta manera es posible sustituir la visión usando la yema de los dedos y de esta manera lograr un método de alfabetización básico para un niño ciego o con graves problemas visuales. Una diferencia importante es que el niño vidente puede enfocar una palabra completa, mientras que el que no puede ver, solo identifica símbolos por separada por medio del tacto.

Aprender a leer en Braille

Para hacer posible la lectura en este método, solo se requiere de tres cosas básicamente: desarrollar el tacto, aprender el código y la animación a la lectura, y todo ello se debe a que dicho aprendizaje y familiarización se alcanza de una forma progresiva. En un principio, los niños trabajan ejercitando el desarrollo sensorial, sobre todo del tacto, el manejo de láminas y los puzzles pueden ayudar con la distinción de texturas y de las formas sencillas. Paulatinamente, los niños comienzan a aprender una especie de secuencia de lectura que va de izquierda a derecha, pero también a manejar diversos conceptos numéricos que son básicos y además a coordinar las dos manos a fin de poder distinguir las formas tridimensionales.

Desde el primer momento en que los alumnos toman contacto con la que será su herramienta para aprender a leer el Braille, deben entender detalles como: el signo generador de seis puntos, el esquema que alternando su configuración conforma las distintas letras. Pero además, deben aprender a colocar los puntos en distintas posiciones y reconocer perfectamente sus primeras letras en Braille, con la finalidad de que puedan interpretar un texto.