Consejos para aumentar tu memoria en clases y estudios

Cuando estudiamos un MBA como se comenta en EAE online opiniones, necesitamos mantener y retener información, muchas personas tienen dificultad para ello¿No puedes recordar tus lecciones, fechas, nombres propios? ¿Alguna vez has tenido apagones? ¡No es inevitable! Existen técnicas simples para mejorar su capacidad de memorizar: ¡Te contamos todo!

1. Presta atención

A menudo se dice que escuchar bien en clase representa el 50% del trabajo de memorización: ¡es verdad! Cuanto más se centre en la información que reciba, mejor la comprenderá y más probabilidades tendrá de recordarla. ¡Vale la pena hacer un esfuerzo y mantener la charla para las clases intermedias! Lo mismo cuando revisas en casa: aislarte y desconectar todo lo que pueda afectar tu concentración (teléfono, Internet, televisión …).

2. Ordenar

La memoria necesita ser organizada, estructurada, clasificada. También para retener información, es importante darles un orden de importancia (para que aparezcan en sus hojas de revisión). Darles un orden lógico también te ayudará, como cuando desenrollas una bola de hilo. Así que trate de visualizar su curso como un camino con una sucesión de etapas, o una casa con sus diferentes habitaciones.

3. Juega al loro

Para aprender algo de memoria, no es suficiente leerlo, también debes repetirlo en tu cabeza o en voz alta. Hágalo varias veces de inmediato, luego media hora más tarde para asegurarse de que se grabe la información. Pero cuidado, ¡no intentes aprender todo de memoria! Guarde un plan de lección, una fórmula, fechas … pero no todas las palabras, lo que sería contraproducente.

Memoria: ¿cómo funciona?

Para memorizar información, el cerebro realiza tres operaciones sucesivas, cada una tan importante como la otra:
– La codificación que es la fase de aprendizaje. Está relacionado con su estado emocional y su nivel de atención.
– El almacenamiento que corresponde al momento en que el cerebro almacena la información, como un CD que grabamos, etiquetamos y luego clasificamos.
– Recuperación que consiste en encontrar la información registrada y restaurarla.

4. ¿Dijiste mnemotecnia?

La memoria utiliza diferentes elementos para retener información, por ejemplo, dónde o cuándo la aprendiste, las personas con las que estabas, la sensación que te dio, etc. Entonces, al asociar un elemento durante la fase de codificación, aumenta sus posibilidades de restaurarlo. Algunas personas son más sensibles a lo visual, a la audición o al movimiento: queda por encontrar la técnica que más le convenga.

5. Huir de la rutina

No hay nada peor para la memoria que poner tu cerebro en piloto automático. Para no suavizarse, trate de cambiar regularmente sus rutas, sus lugares para salir, sus «rituales» matutinos o vespertinos. Asimismo, evite las actividades pasivas. Si estás viendo televisión, prueba un programa que te haga pensar o puedes comenzar una conversación con tus seres queridos. O aproveche la oportunidad para recordar una o más oraciones.