Cómo animar a tus hijos a disfrutar de la lectura

Tener un hijo que puede leer de forma independiente puede parecer un hito emocionante, pero lo que muchos padres no se dan cuenta es la participación de los padres que se requiere para que su hijo progrese desde las palabras que pronuncian lentamente hasta la comprensión completa de la lectura. Se necesita mucha paciencia para trabajar con los sonidos de cada letra y el significado de cada palabra, pero pasar por el proceso junto con su hijo también puede ser gratificante, solo puede requerir un poco de creatividad para que sea un proceso agradable. Existen campamentos de vacaciones en los que se puede trabajar la lectura a través de actividades, pero siempre se puede hacer algo desde casa.

El 27 de enero es el Día Nacional de la Alfabetización Familiar, una iniciativa de concientización creada por ABC Life Literacy Canadá para alentar y enfatizar la importancia de la lectura como familia. Según ABC Life Literacy, “dedicar tiempo todos los días a leer o hacer una actividad de aprendizaje con los niños es crucial para el desarrollo de un niño, mejorar las habilidades de alfabetización de los niños y puede ayudar a los padres a mejorar sus habilidades también”.

Para ayudar a que el proceso de aprendizaje sea un poco más fácil para los más pequeños (y también un poco menos frustrante para los padres), hemos encontrado algunas maneras de hacer que aprender a leer sea divertido.

Cocinar juntos: Prepare algunas galletas y deje que su pequeño aprendiz le lea la receta en voz alta. Esta es una excelente manera de aprender y practicar nuevas palabras, y pueden trabajar juntos para crear una deliciosa recompensa por sus esfuerzos: ¡golosinas recién hechas!

Juega Scrabble: Haga que la ortografía sea divertida con un juego interactivo de Scrabble. Usar un juego de letras táctiles es una excelente manera de ayudar a los niños a aprender y recordar cómo deletrear palabras, y hacerlo con un juego de mesa es una excelente manera de divertirse.

Lean juntos en voz alta: En lugar de sentar a su hijo a leer solo en la mesa, elija un libro que disfrutará leyendo juntos y tome turnos para leer cada página. De esta manera, su hijo también aprenderá a procesar el significado detrás de las palabras.

Fijar un ejemplo: Si hace que la lectura sea una parte regular de la rutina diaria de su familia, será más fácil para sus hijos recogerla. Si te ven leer con regularidad, es más probable que sigan su ejemplo.

Únete al Club de Lectura de Verano: Desafíe a su hijo a participar en el Club de Lectura de Verano anual de BC, un programa de alfabetización gratuito que se ofrece en la mayoría de las bibliotecas de la provincia, diseñado para alentar a los niños en edad escolar a leer durante los meses de verano. A los niños se les otorgan premios tales como pegatinas, marcadores y pequeños juguetes por alcanzar ciertos hitos de lectura, y si completan el desafío completo, reciben un metal por su arduo trabajo.